Artículo de Antonio Cervantes Sánchez
 
     
 

ROSAS PARA TI

 
     
 

Tantas cosas podría decir de ti,
al cumplir el Centenario de tu vida,
que mis versos hoy serían interminables,
dando fe, de tu obra siempre viva.
Porque ella, tiene embrujo, tiene duende.
Esos Duendes, de esta rica Andalucía,
que transforma en cosa bella, fascinante,
la fealdad, la ignorancia, o la injusticia.
Es que tú, has sabido en estos años,
ir forjando, con tu gran  «filosofía»,
hombres sanos, inteligentes, hombres buenos,
que caminan triunfantes, por la vida.
Yo añora bellas noches de mi infancia,
recorriendo tus salones, que hoy no brillan,
al igual que brillaron, otros años,
entres lluvias de Confetis, y Serpentinas.
Carnavales, de aquel Centro floreciente.
De Estudiantes, que en tus aulas compartían,
el deseo de saber, de tantas cosas,
que a mis años recordarlas, causan risa.
Yo quisiera que los versos, fueran flores.
Bellas Rosas, que en un ramo, hoy te envía,
– en el día en que cumples, tus CIEN AÑOS–,
quien fue niño, y hoy anciano, no te olvida.